¡Más que cantar, “Encantar”!

28/Julio/2012

Trabajan todo el año, pero es en Semana Santa donde los coros de la Parroquia se llenan de esa espiritualidad especial que los hace, de alguna manera, imprescindibles, a la hora de celebrar la Liturgia, y donde su “canto”, por el milagro de la alabanza, se vuelve “encanto”. 


Un canto fraterno en Jueves Santo, uno emocionante y desgarrador en el cierre del Vía Crucis en Viernes Santo y uno jubiloso en la Vigilia Pascual del Sábado Santo.  Matices de un mismo y vital servicio pastoral.  Cuando se hace apropiadamente, el cantar puede ser una bendición maravillosa, por eso quisimos conocer a estas personas que cantan con y desde el corazón, y recoger sus testimonios de servicio.

Fue al término del Vía Crucis de este año, cuando muchos quedamos impactados con una voz, que se propagó por todo el Templo, y que le daba el marco propicio para la escena de Jesús en el Sepulcro, que tan bien representaron –cómo en todo el Vía Crucis– los jóvenes de la Pastoral Juvenil.  Claudia Rosas, la dueña de esa carismática voz, y encargada de animar los cantos en la Misa del domingo a las 8:30, y desde hace poco también, de acompañar y guiar al Coro Juvenil, es quien nos da el primer testimonio: “Hacen 25 años que alabo al Señor con mi canto, y creo que, como Pastoral de Coros, es nuestro deber hacer canción la Oración de la asamblea. He aprendido que no sólo debo cantar, sino que debo encantar al Señor y a quien me escucha:  Encantar al sufriente con una voz suave en un momento de aflicción y decirles “El Señor te ama”; encantar a los alegres y felices en momentos de dicha plena y decirles “El Señor se alegra en ti”; encantar animando grupos de jóvenes, niños y adultos y decirles “El Señor se hace parte de TU vida”; encantar al Señor, en el silencio de mi oración, hecha melodía y poder escuchar su suave susurro en mis oídos… Nada me goza más, que cantarle al Señor. Nada”.




En la Vigilia Pascual, fue el propio padre Alfonso, quien alabó y felicitó al coro por el gran nivel mostrado ese día: “me daban ganas de aplaudir” señaló, ante complacencia de la asamblea.  Miguel Allende, el intérprete del Pregón Pascual, y dueño de un carisma especial de interpretación que la gente le reconoce, nos da el siguiente testimonio:  “Todo comenzó como un juego, sólo por las ganas de cantar, pero con el tiempo, fui encantándome con la vida de Jesús y todo cambió. Desde ese momento dejé de cantar sólo por cantar y comencé a hacerlo como una forma de contarle a los demás, cuánto me llenaba la muerte y la resurrección, como hechos centrales en la vida de Jesús y también en la mía, además de la gran experiencia que es hacer comunidad en la Iglesia Católica.  Ha sido una experiencia increíble compartir aproximadamente 4 años en el coro –una gran-pequeña comunidad–, con personas hermosas y de gran corazón. Hemos conseguido muchos logros juntos; hemos aprendido más allá de lo técnico, hemos aprendido a valorarnos como amigos, lo que nos ha permitido encontrar la armonía en el canto y de este modo mejorar, poco a poco, lo que nos falta de técnica vocal, que es mucho. En cuanto a los desafíos que aún no faltan por conseguir: sigue en pie el ideal de seguir encantando a más fieles con nuestra experiencia y que, a través del canto, se cautiven con la vida de Jesús. Y bueno, como decía Teresa de Calcuta "Para hacer que una lámpara esté siempre encendida, no debemos de dejar de ponerle aceite".   Daniela Allende -su hermana, recientemente integrada al coro de adultos-, también nos comparte su testimonio: “Comencé a cantarle a Dios cuando tenía 12 años, pero no por una motivación espiritual, sino que, sólo porque me gustaba cantar; es ahora, en este coro, donde he podido expresar todo mi amor y fe a Dios, me siento libre; lo cual ha sido una experiencia enriquecedora para mí. Semana a semana mi amor por Dios crece y me siento cada vez mas conectada con él. Esta experiencia, del coro, es una de mis motivaciones de vida; donde he vuelto a encontrar las ganas de seguir adelante y lo hago de la manera que más me gusta, cantando. Mi mayor logro ha sido mi crecimiento espiritual y re-encantarme con la vida de Jesús. Mi mayor desafío es que éste, siga creciendo.


Clodomiro Carvacho, Cecilia Olguín, María Isabel Quintanilla y Karina Urrejola, integrantes del coro de Adultos, igual que Miguel y Daniela, se unen a esta visión señalando: “Vengo a cantarle al Señor, es mi manera de alabarlo y agradecerle por el don que me dio”.  “El coro anima a la Asamblea a cantar,  la oración se ensalza cuando la hacemos cantando”. “Todo se puede decir cantando, hay una canción para todo lo que yo necesite decirle al Señor o a la Comunidad”.  “Es una entrega total, no es un sacrificio, al contrario, nos gusta y es una forma de agradecerle al Señor con este servicio, además, hemos logrado hacer comunidad entre nosotros, de manera que nos apoyamos en momentos difíciles” responden todos, casi a coro,  “a mí ya me pasó cuando falleció María Eliana –concluye Clodomiro-, y ahora estamos unidos en la oración por la recuperación de María Luisa, luego de su accidente”.


Para el final dejamos el testimonio de la directora del coro de adultos, la señora Yamilett Aliaga, el que nos habla de una serie de valores que ha sabido amalgamar de manera admirable por espacio de 14 años, para dirigir y encauzar los talentos de mucha gente que ha participado del coro en estos años.  Ella sostiene que: “en un principio, estaba muy asustada, pero que gracias al Señor, asumimos con responsabilidad el compromiso de prestar tan preciado servicio pastoral.  Nunca he estado sola guiando, esto ha sido un trabajo de equipo, de un grupo de personas que aporta con las armonía de voces, con diferentes cantos y con caracteres dóciles que han permitido cultivar valores tan hermosos como el de la tolerancia, el amor fraterno, el compromiso, la responsabilidad, el amor por lo que hacemos y por sobre todo el amor por el Señor.  Participamos activamente de la vida comunitaria de la parroquia, no somos un grupo isla, amamos lo que hacemos y amamos la comunidad en que estamos insertos, cuando nos tenemos que unir con los coros de Nuestra Sra. de Belén y de San Juan, lo hacemos con la mayor de nuestra disponibilidad, pues todos tenemos muy claro que estamos al servicio del Señor y por ende al servicio de nuestra comunidad. Respecto al canto en la liturgia, aplicamos todo lo aprendido en cursos de formación el padre Héctor Gallardo y con el padre Orlando Torres”.


Sin duda que son testimonios hermosos de vida en comunidad.  Ellos están ahí porque Dios los ha llamado, y así, humildemente, lo reconocen todos, y se nutren de esa fuerza,  llegando a convertir este servicio pastoral en una motivación para crecer en el Amor al Señor y llevar a otros a ese mismo camino.  Es el Milagro de la alabanza para el que, más que cantar, encanta.  A todo ellos, por su servicio y por sus testimonios, les decimos:  ¡Muchas Gracias!



Etiquetas utilizadas: , , , , , , ,

nueve comentatios para "¡Más que cantar, “Encantar”!"

    Uno o más comentarios están esperando ser aceptados por un editor.

(optional field)
(optional field)

La moderación de comentarios está activa en este sitio web. Esto significa que sus comentarios no serán visibles en la página hasta que hayan sido aprobados por un editor.

¿Recordar información personal?
Letra pequeña: Todas las etiquetas html excepto <b> e <i> serán eliminadas de su comentario. Puede introducir enlaces simplemente escribiendo la url o direcciones de e-mail.